Costa Rica. Vuelo y llegada a San José

Publicado el 43 comentariosPublicada en Costa Rica, Viajes Internacionales

Los nervios atenazan mi garganta (siii, esoo acojo….do), es algo que me ocurre siempre que voy a volar, no es el miedo a estrellarte ni nada parecido, es que todo lo que debo de coordinar salga bien y que, sobre todo, la tripulación y personal de aeropuerto hagan bien su trabajo que, para mí es que no olviden mi silla de ruedas olvidada, o que no la rompan, o que no se la den a otro,o que….. lo que sea.

Una vez pasados los controles policiales y para evitar que mis aparatos bitutores de las piernas se consideren "material contundente", nos vamos Eva y yo a un baño adaptado y me los quito de las piernas metiéndolos en una bolsa especial. A partir de aquí ya no soy autónomo, me han de subir en una silla que parece un púlpito papalllllll y llevarme hasta mi asiento del avión. ¿Porqué ocurre esto? muy sencillo, los bitutores llevan hierros y correas que tras 12 horas de vuelo sin poder estirarlas corro el riesgo de fallos circulatorios o principios más serios de otras cosas por excesiva presión, así que como ni Iberia ni compañía aerea alguna lleva asientos especiales similares a los de primera clase que se tumban totalmente, ni te dejan estar un ratito en dichos asientos… Solución, quitar, poner, quitar, poner. ¿Como lo hago?, os dejo el vídeo.

Bueno… los videos.

En San José, muy cansados por el viaje, llegamos al Hotel Aranjuez, un hotelito con encanto en zonas comunes y un poquitín rancio en las habitaciones, pero limpio y suficiente para pasar una noche. En compañía de Tatiana, nuestro contacto en Costa Rica y una de las Almas Mater de esta aventura, marchamos a una soda Josefina, donde había un mirador en el distrito de Alauelita, que ya os hablaré de él. Se veía todo San José iluminado.

Tomamos un surtido de Boca (tapas) a base de Chicharrón (cerdo magro), chorizo (nuestra longaniza), salchichón (salchichas), yuca, patacón (plátono macho frito y aplastado) y tortilla (nachos recién hechos) acomopañados de una cervecita Pilsen (una de sus marccas junto con la Imperial). Estábamos tan cansados que marchamos al hotel y a eso de las 9 de la noche de aquí, 5 de la mañana españolas, nos fuimos a dormir. Prometo subir fotos desde España. Siguiente etapa: TORTUGUERO