Avistamiento de ballenas en Argentina

Publicado el Deja un comentarioPublicada en Argentina, Aventura, Internacionales, Viajes

ballena franca azúl tomando aire por la superficie del mar

Ver a los grandes cetáceos en su ambiente nos ayuda a comprender mejor y a respetar la naturaleza. Esta actividad de aventura también pueden realizarla personas con capacidades diferentes y diversidad funcional.

Esta semana la dedicamos al avistamiento de ballenas en dos países bien distintos.

Nos vamos a Argentina, a Puerto Madryn, en la Patagonia, allí desde octubre hasta marzo, aunque no es algo seguro, las ballenas francas australes, las más grandes que hay sobre la tierra, se acercan a las costas patagónicas llegando incluso a ser divisadas desde tierra.

[cetsEmbedGmap src=http://maps.google.es/maps/ms?msid=211641383925363090350.0004b2430fb142920c10d&msa=0&ll=-42.43562,-64.721832&spn=0.744956,1.82785 width=620 height=200 marginwidth=0 marginheight=0 frameborder=0 scrolling=no]

Para llegar a nuestro destino que es Península Valdés lo haremos en autobús que puede estar adaptado con plataforma aunque no es lo habitual, por lo que si tenemos movilidad reducida nos tendrán que subir a nuestro asiento que recomendamos sea las primeras plazas (normalmente reservadas para ello).

Tras unas cuantas horas por camino de tierra (ripio) llegaremos al puerto desde el que realizaremos la actividad. Cuenta con un centro de acogida de viajeros que tiene cafetería y baños. A pocos metros y sobre la playa nos espera una de las embarcaciones con la que habremos contratado el avistamiento. Nos colocarán el chaleco salvavidas, unas pequeñas nociones de seguridad y supervivencia y subimos a la embarcación en tierra y una vez posicionados, nos remolcan al mar. No existen embarcaciones con accesos adaptados así que, una vez más nos subirán y nos colocarán con seguridad en una de las plazas de la embarcación.

Apenas recorridos unos centenares de metros estaremos en zona de avistamiento. Las embarcaciones con prudencia se mueven e incluso paran los motores para evitar dañar a las ballenas que, con probabilidad irán con su recental. Son muy curiosas y se acercan muchísimo a las embarcaciones pasando, incluso, debajo del barco.

Las sensaciones que vives y la experiencia con la que disfrutas no es comparable con nada, te sientes un espectador de excepción, un privilegiado por estar ahí, por ese momento de su vida que te regalan las ballenas.

Una actividad que acompañados puede realizar prácticamente cualquier persona que desee disfrutar de una experiencia inolvidable.

Más info sobre avistamiento de ballenas en Península Valdés.

Edición | Miguel N (@asaltodemata)

Fotos | cedidas por Miguel N para Vsinlimite