Praga con silla de ruedas

Esta vez tocó entrar a Praga por aire, hace 20 años, cuando aún existía la antigua Checoslovaquia y Praga era la capital del país balcánico (algún día digitalizaré las “diapos” que tengo de entonces y lo subiré al blog, que vale muchas “perricas” la digitalización y tengo unas 400 diapos) lo hice por tierra tras tres largos días de autopistas, noche en Francia, noche en Suiza, atravesar Alemania y un sinfín de anécdotas en la frontera Checa y eso que llevábamos enchufe pues íbamos con una chica que conocíamos que era de allí y estaba bien relacionada con el poder de esa época y con Václav Havel, entonces presidente tras la Revolución de Terciopelo.
Bien.. hasta aquí las historias de la historia.

Ficha del viaje: abril 2007
Duración: 4 dias.
Vuelo desde Zaragoza (vuelo charter en Semana Santa) más hotel ……… 750 euros de dos personas (alojamiento y desayuno).

Vayamos al lío (no al de Abi, a ese vais luego que merece la pena:) http://elliodeabi.blogspot.com/, que nadie se lo pierda valeeeee????????)

Le prometí a Eva (en mi primer viaje no pudo venir) que, algún día volveríamos y disfrutaríamos juntos de una de las ciudades más bonitas, románticas y monumentales de Europa, de esto y de mis impresiones allí, trata esta entrada.
DATOS UTILES:
HOTEL DE LA ESTANCIA:
JUNO HOTEL (enlace en inglés, alemán… o checo, a elegir), para los que la lengua de Shakespeare o de”la Merkel” no es su fuerte, os lo digo yo.
Situado en el distrito denominado Praga 10, la calle es de muy dificil escritura y se corre el riesgo de escupir al pronunciarla (que es muy difícil y lleva muchas consonantes seguidas) así que lo veis en el enlace, (je je). Un tres estrellas muy justito para lo que estamos acostumbrados en España, peeeeeero, suficiente para los que vamos a Praga para deleitarnos con sus maravillas y no para perdernos en baños enormes y camas interminables, El desayuno tipo Buffet, buena taberna con jarritas de Pilsen a 1 euro (año 2007) y restaurante con platitos combinados y cosas de esas por si hiciera falta.
Accesibilidad:Está adaptado con habitaciones que tienen un enooooooooooorme baño y más enooooooorme sumidero para ducharse. CONSEJO: los que necesiteis este tipo de habitación pedidle a las chicas de recepción que os pongan una silla de plástico porque de lo contrario os tendreis que duchar sentaditos en el suelo y…… no es cuestión.
Con el personal de hotel os podeis entender en Inglés o lenguaje gestual, bueno… imagino que en checo también, claro.
TRANSPORTE: Tienen bus, tranvía a los cuales no tuve el inmenso honor de subir pooooooorque scooty no se había puesto a régimen y pesaba sus kilitos (scooty es mi scooter eléctrico, para los nuevos), así que os hablaré del metro, que está genial.
En las estaciones, quioscos y algunos hoteles se pueden comprar billetes más económicos, sirven para todos los transportes de la ciudad y deben validarse insetándolos en una máquina cuando se entra en la estación o se sube a un vehículo. IMPORTANTE, se toman muy en serio la no validación, entienden que os habeis “colado” gratis total e inmediatamente te confiscan el pasaporte, te acompañan a la maquinita, te hacen sacar el billete que pretendiste evitarte yyyyy, te “crujen” del multazo que te meten (lamentablemente, no me colé y no os puedo decir por cuanto sale la broma).
Ah, también existen los taxis, pero son caretes y llevan fama de cobrar de más (me temo que en Zaragoza y otras ciudades también, je je). CONSEJO: si teneis que usar un taxi acordais la tarifa con antelación, osea, les decis donde vais y que os diga cuanto vale (How much is it? lo entienden perfectamente, que se traduce por ¿Cuánto essssss?), evitad tomarlos en paradas en zonas turísticas (osea ni se os ocurra pillarlos en parada en toda Praga). También funciona bien pedir el taxi a través del Hotel, previamente éstos os dirán el precio. Y sino haceis como yo que me puse a hablar con una Checa a la que se le entendía perfectamente en Inglés y me dijo precios aproximados para ir a los sitios que me interesaba.

METRO: a unos 500 metros saliendo del Hotel hacia la izquierda y en línea recta, se encuentra la estación de Strasnická (Línea A, color verde en el plano) adaptada con una plataforma subescaleras que, parece que se va a romper peeeeeeero funciona perfectamente Y, lo que es más importante, no es víctima de graciosos, gamberros… etc.
Desde aquí contaremos una,2,3,4, y en la 5ª estación llamada Muzeum nos bajaremos y estaremos en el meollo de Praga en la impresionante Plaza Wenceslao.

 

 

 

Si,siii, ya se que no salimos glamurosos pero después de todo el día navegando y tras unas cervecitas….

PLANO DEL METRO DE PRAGA.

Precisamente ahí en la Plaza Wenceslado empieza nuestro recorrido.
NOVÉ MESTO (Ciudad Nueva).
PLAZA WENCESLAO: Accesibilidad: muy buena, buenos rebajes y accesos

¡E voilà!, bajándonos en la estación de metro Muzeum, salimos al inicio de la Plaza Wenceslao por un ascensor que nos saca a la calle, lo que os decía, en el meollo de Praga, en la plaza, que más bien es un bulevar impresionante de unos 700 metros de largo.
Esta lujosa Plaza, que en el medievo fue mercado de ganados, ahora es centro hotelero y comercial. Sigue siendo el lugar donde late con más fuerza el corazón de la ciudad. Quedar con alguien en la estatua de Wenceslao tiene su encanto.
La Plaza (bulevaaaaar) sube ligeramente hacia la imponente fachada del Museo Nacional. Frente a él está la estatua de Wenceslao sobre su vivaz corcel. Como decía antes es un buen lugar para quedar, está animado a todas horas, con visitantes y gente que va de compras durante el día, y todo tipo de noctámbulos por la noche.
Aquí han tenido lugar muchos de los dramas de este siglo. En 1918 se proclamó el nuevo estado de Checoslovaquia, y en 1939 los tanques alemanes confirmaron la caida de la República. En 1968 llegaron más tanques -esta vez para acaba con la
Primavera de Praga (pinchar enlace para más información) de Alexander Dubcek. Aquí se quemó vivo Jan Palach en protesta por la ocupación soviética (ver ampliación unas líneas más abajo), y en 1989 Dubcek y Václav Havel saludaron desde el balcón del nº 36 al medio millón de checos que llenaban la plaza para celebrar el cambio de régimen político (La pacífica, histórica y romántica Revolución de Terciopelo de la que dejo un enlace al principio de este post).
MUSEO NACIONAL:
En uno de los extremos de la Plaza está el ampuloso Museo Nacional, típico de las construcciones del siglo XIX, a caballo de un clasicismo y renacentismo. Bajo la cúpula dorada de 70 metros se aloja un panteón de glorias nacionales, pinturas y bustos de la mitología nacional. Son importantes su colecciones de minerales, piedras preciosas y el esqueleto de ballena….pero sobre todo, es muy interesante, el interior del edificio y su histórica escalinata donde se organizan con regularidad conciertos sinfónicos.
Ante el Museo Nacional, se halla la estatua de San Wenceslao, de inicios del XX, obra de Myslbek. Es una estatua ecuestre del Santo (Wenceslao) escoltada por cuatro protectores nacionales, Santa Luzmila y San Procopio delante y Santa Agnes y San Adalberto detrás. Esta plaza ha sido muy importante para los checos. Cuando sucede algo crucial los checos se reúnen aquí.

Delante del Museo Nacional, a sus pies, surgiendo de las entrañas del suelo se encuentra la Cruz de Jan Palach, estudiante que se inmoló el 16 de Enero de 1969 en protesta por la invasión de Checoslovaquia por las tropas del Pacto de Varsovia. La cruz señala el sitio en el que cayó al suelo envuelto en llamas.

 

 

 

 

Si desde el Museo Nacional o la estatua de Wenceslao bajamos, veremos los edificios del Palacio Koruna, el Hotel Europa y su café y los almacenes Peterka.

 

 

 

 

Una curiosidad, entre las calles Stepanska y Wodickova está el Palacio de Lucerna hoy convertido en un centro comercial. Debajo de su cúpula podemos ver una estatua muy singular de San Wenceslao a caballo !Pero esta el caballo al revés!.

Las obras de construcción del Palacio Lucerna, en cuyo recinto se encuentra el club, fueron iniciadas en 1907 por Václav Havel, abuelo del ex presidente checo, del mismo nombre. En 1909, Lucerna Music Bar empezó a funcionar como teatro y posteriormente se convirtió en cabaré.
En la época de entreguerras, el local vivió su auge, cuando el famoso cantautor y actor de teatro y de cine, Karel Hašler, fue director artístico del local. Tras el golpe comunista, en 1948, el palacio fue nacionalizado y el local sirvió como un bar nocturno sin una definición clara en su orientación artística. Tras la Revolución de Terciopelo en 1989, el lugar reanudó la tradición de bar musical, hasta que en 1995 adquirió su aspecto contemporáneo y adoptó el nombre Lucerna Music Bar.

 

 

 

 

Nos deleitaremos con la profusión de edificios que flanquean ambos lados de la plaza que narran la historia de la contribución checa al diseño del siglo XX. Aún más fascinantes son los porches

 

 

 

 

(pasáz) que se adentran en los interiores de los edificios, creando un laberíntico mundo de tiendas, teatros, cafés y cines.
En Semana Santa montan un mercadillo medieval en esta plaza donde hay puestos de comida con barbacoas y platos checos. Como unos praguenses más pusimos en práctica “donde fueres haz lo que vieres”

Camino de La Plaza de la Ciudad Vieja, de la que hablaremos luego, nos encontramos con ¡el mercado de la ciudad!! y al aire libre, ¡como debe ser!, qué mejor manera de conocer las costumbres de un pueblo que a través de lo que comen, de lo que compran, de lo que venden.
Este mercado, según nos contó un checo, a ratos en español y a ratos en inglés (había estado con una beca erasmus en España), tiene su origen en un mercado que existía en un barrio, llamado Havelské. Su nombre se derivó de su centro, la iglesia de San Galo (que se ve al fondo en la fotografía cuyo primer plano ocupa mi bella esposa que seguro leerá esto, je je), en checo “Svatý Havel”. Alrededor de la iglesia surgió en el siglo XIII otro mercado, llamado Nuevo, y cuya parte oriental fue denominada “mercado de frutas”. Hoy en día este mercado de frutas y marionetas, artesanía, etc, etc, se encuentra junto al antiguo Mercado de Carbón.
Nos contaba que junto a este mercado, se encontraban en la actual calle Rytirská pequeños mercados especializados en un solo género: gansos, pan, huevos…
Todo eso dió lugar con el paso de los siglos a este estupendo mercado del que no nos queríamos marchar sin probar, tocar y comprar alguno de los artículos allí expuestos. Vaaaaleee, compramos alguna pieza de fruta que estaba buenísima.
Volviendo a la Iglesia de San Galo, continuamos en línea recta por la calle abajo dejando atrás el templo para entrar en otra parte de la ciudad, la más antigua….. estamos en…….
STARÉ MESTO (la ciudad vieja)
LA PLAZA DE LA CIUDAD VIEJA: Accesibilidad: excelente en todos los aspectos(suelo adoquinado)
Los visitantes llenan esta plaza ( Staromestské námesti), entretenidos por músicos callejeros y sentados en las terrazas de los cafés, contemplando el reloj astronómico y las alegres fachadas de los edificios antiguos.
La entrada a la plaza desde la Iglesia de San Galo es sencillamente espectacular, un regalo para la vista, una orgía visual, nos econtramos con el Reloj Astronómico en el edificio del Ayuntamiento Viejo.

La plaza de la Ciudad Vieja no siempre ha sido tan alegre. De mercado medieval pasó a presenciar ejecuciones, como la de las husitas en el siglo XV y la de 27 eminentes protestantes en el año 1621 (conmemorados por cruces blancas en el pavimento, fotos más abajo). En 1945, en un último acto de odio, los nazis demolieron un ala entera del Ayuntamiento Viejo. El 21 de febrero de 1948, el Premier Gottwald proclamó el triunfo del comunismo desde el palacio rococó del Goltz-Kinský.

 

El centro de la plaza es el monumento a Jan Hus (reformador religioso checo de los siglos XIV y XV, precursor del alemán Martín Lutero), una extraordinaria escultura art nouveau cuya base es uno de los pocos lugares de la plaza donde podrá sentarse sin tener que pagar.
Un modernísimo camión de última generación (es bromaaaaa) y al fondo edificios que forman parte del Ayuntamiento Viejo.
Desde la estatua, tendremos a la izquierda la iglesia Týn (más abajo hablamos de ella) y a la derecha está el Ayuntamiento Viejo, una atractiva y variada asamblea de edificios (anexos a la izquierda de la Torre del Reloj Astronómico mirando a este de frente).
ORLOJ (EL RELOJ ASTRONÓMICO). La leyenda cuenta que los concejales de la ciudad dejaron ciego a Hanus, el relojero que perfeccionó el mecanismo, para que no pudiese repetir nada parecido. Peeeeeeero, este buen hombre (Hanus) convenció a un aprendiz para que le llevase dentro del reloj, una vez allí, metió sus manos dentro del mecanismo evitando que este funcionase durante 80 años (esto es reblincarse y lo demás son bobadas).
Es el reloj medieval más famoso del mundo, fue construido en 1490, por el maestro relojero Hanus (ese, ese, el de las manos en la masa… quiero decir en el reloj) y perfeccionado por Jan Taborsky en el siglo XVI. Consta de tres partes principales:
1.-El calendario de Josef Mánes, la esfera inferior de la Torre del Reloj representa los meses del año mediante pinturas realizadas por Mánes. También se pueden apreciar los signos del zodiaco y, en el centro, el Escudo de Armas de la Ciudad Vieja. El calendario tiene cuatro pequeñas esculturas: Un filósofo, un ángel, un astrónomo y un orador.
2.- El reloj Astronómico. La esfera superior de la Torre del Reloj es el Reloj Astronómico propiamente dicho. Su función no era dar la hora, sino representar las órbitas del Sol y de la Luna.
3.- Baile apostólico: (véase vídeo unas líneas más abajo)
Más allá (a la derecha de la Torre del Reloj), la segunda iglesia de San Nicolás de la ciudad, (la primera iglesia de San Nicolas se encuentra en Mala Strana de la que hablaremos luego, pacienciaaaaaa). La que nos ocupa es la
Kostel Svateho Mikuláse, Staré Mésto (iglesia de San Nicolás, Ciudad Vieja).
Las torres gemelas de San Nicolás (bajo estas líneas) y la cúpula son obra de Kilian Ignaz Dientzenhofer, que diseñó esta iglesia para que cupiese en la calle que había aquí. Suelen hacerse recitales vocales y de órgano.
LOS PROTESTANTES: sobre estas líneas con el fondo de la Iglesia de San Nicolás, y bajo las mismas, dos instantáneas de la conmemoración de las ejecuciones de 27 protestantes ilustres en 1621, cruces blancas en el suelo de la Plaza de la Ciudad Vieja y la fecha de tan lamentable recuerdo.
En la misma foto sobre estas líneas, en el quiosquito tan glamuroso que se ve al fondo, nos “zampamos” unas exquisitas y sabrosas tortas checas rellenas de chocolate, frutas o nata. Para que os hagais una idea el sabor de la masa es similar a la de los roscones (reyes, etc, etc) tienen forma de plato hondo por lo que el centro se rellena como os he comentado de chocolate, frutas o nata. Si no recuerdo mal, el homenaje de dos tortas (para los dos, no para cada uno eeh) nos costó la friolera de…. 3,5o euretes.

Sobre estas líneas la Iglesia de Tyn y, a su izquierda el palacio rococó de Goltz-Kinský construido a finales del siglo XVIII.

Si hay una ciudad en Europa que se caracteriza por su música esa es Praga. Todas las estaciones del año vienen y se van con un cálido sonido. Desde los comienzos de Mozart y Beethoven, hasta los conciertos en cada esquina de esta bella y enigmática ciudad, paseando por sus calles llenas de historia los músicos bohemios nos regalarán auténticas joyas sonoras. Así, la plaza de la Ciudad Vieja se convierte en improvisado auditorio natural donde músicos y público se funden en una auténtica explosión audiovisual.
Muchas de las calles de alrededor de la plaza se conservan desde sus inicios, siendo un paseo imprescindible para el viajero. Sobre estas líneas, toma de la plaza desde la iglesia de Týn.
Con motivo de las fiestas de Semana Santa resurgen tradiciones entrañables para los checos, como la de decorar ampliamente hogares y calles con huevos de Pascua.Los visitantes y, en especial, los niños, pueden participar activamente en estas costumbres dando un paseo por sus ferias, coloreando sus propios huevos de Pascua o disfrutando de alguno de los programas culturales que ofrecen museos e iglesias de la capital.
En Praga tiene lugar la mayor feria de Pascua del país entre los días 24 de marzo y 15 de abril, aportando color y fantasía a una ciudad que en primavera renueva su esplendor. Dos mercadillos llenos de detalles y delicias de la temporada se disponen en La Plaza de la Ciudad Vieja, una de las más bellas de Europa; y en la Plaza de Wenceslao, en la Ciudad Nueva.
KOSTEL PANNY MARIE PRED TYNEM (IGLESIA DE NUESTRA SEÑORA DE TYN).
Las dos torres de esta iglesia gótica sobresalen por detrás de las casas al este de la plaza de la Ciudad Vieja (al fondo a la derecha si miramos al reloj astronómico), como uno de los rasgos más característicos de Praga. Alberga importantes sepulcros. Cuando estuve se encontraba cerrada debido al proceso de restauración a la que la estaban sometiendo (un lifting monumental). En la foto superior se ve la estampa típica de la iglesia y aquí debajo una menos habitual de su parte posterior, porque claro, parece que esta iglesia solo tenga torres, pues no, no que tiene también cuerpecito, o cuerpazo, según como se mire.

VIDEO PLAZA DE LA CIUDAD VIEJA (Panorámica de la plaza)

VIDEO DEL RELOJ ASTRONOMICO El principal atractivo del reloj es el desfile de los doce apóstoles que se produce cada vez que el reloj marca las horas.Este desfile se lleva a cabo en las ventanas superiores del Reloj Astronómico. Además de los apóstoles encontraréis cuatro figuras adicionales: el Turco, la Avaricia, la Vanidad y la Muerte, un esqueleto que tirando de la cuerda marca el inicio del desfile., ¿a que mola?.
Saliendo de la plaza de la Ciudad Vieja y continuando por detras de la Iglesia de Tyn, estaremos en la calle Staromestské námestí,14 ¡wow!, osea ¡guau!, y ¿qué tenemos aquí que merezca nuestra atención?, bien, además de encontrarnos aún en el casco viejo (Ciudad Vieja o Staré Mesto) aquí se encuentra una tienda especializada en música que me gustó tanto que os dejo su enlace (pinchais en el nombre de la tienda), in English, of course, se llama VIA MUSICA, y si os gusta la música clàsica encontrándonos en Praga no podemos dejar de entrar aquí o en cualquier otra, deleitar nuestra vista y nuestros oidos y, por poco más de 5 o 6 euros llevarnos un cedé de alguno de los grandes maestros checos.
Accesibilidad:Para entrar a la tienda hay que superar un escaloncete, sin ayuda es complicado, peeeero la pedimos y ya está (que la boca además de comer está para hablar, solicitar, cantar, reir, pedir…..)
Sobre estas líneas y debajo del enorme cartel que anuncia un restaurante, se encuentra esta tienda de música tan bien montadita.

 

 

 

 

 

 

 

 

Praga es una ciudad para perderse por sus calles, para pasearla, cada rincón, cada piedra, están llenas de belleza y de historia, si seguimos caminando hasta llegar a una calle que se ensancha y que se encuentra adoquinada (como casi toda Praga), llegaremos a la calle real, la calle Celetna,donde reyes y emperadores empezaban sus procesiones aclamados por el pueblo hasta el castillo de Praga. (todas las calles, osea, todasssss, están adoquinadas)

La calle empieza desde la torre de la pólvora y va a parar a la plaza de la ciudad vieja.
A destacar las fachadas barrocas de muchas de las calles, todas con sus figuritas.
Bien, ya hemos destapado algo, la calle empieza ……. ¡muy bien! habeis leido, je je, en la Torre de la Pólvora, ahí vamos.
LA TORRE DE LA POLVORA (PRASNA BRANA)
Esta oscura torre es la entrada monumental (o la salida, depende de donde vengas) a la Ciudad Vieja. Se trata de una construcción gótica del año 1475 levantada por Matej Rejsek. Originalmente, almacén de pólvora y hoy es la última reliquia de las 13 torres defensivas que formaban parte de las murallas que desde el año 1232 rodearan y protegieran la Ciudad Vieja.
La Puerta o Torre de la Pólvora se yergue en el sitio que originalmente ocupaba una torre defensiva de la primera mitad del siglo XIII -época en la que a la Ciudad Vieja se le otorgaron los fueros reales de ciudad medieval y fue amurallada. Por aquel lejano entonces (uhm… yo ni había nacido) era denominada Horska Brana (Puerta de Montaña).
En la Praga medieval accedían por aquí las rutas comerciales procedentes de la ciudad ral checa de Kutná Hora, Bohemia Orientas, y las procedentes de Polonia y del Báltico.
Adquiere mayor significación esta puerta a finales del siglo XIV, durante el reinado de Wenceslao IV, quien hizo construir donde se encuentra la Casa Municipal (que no me olvido, hablamos de ella luego, que síiii, en serio) una majestuosa sede gótica para la Corte Real, a la que se traslada después de abandonar por un tiempo el Castillo de Praga.
El primer piso está adornado con estatuas de reyes de la Bohemia: desde la Calle Celetná se pueden ver a Jorge de Podebrady y Vladislav II, y del otro lado, desde la Plaza de la República, a Premysl Otakar II y Charles IV. Escudos y emblemas de las regiones que gobernaron fueron tallados junto a los reyes.
Al nivel del segundo piso hay estatuas de Cristo y la Virgen María en la parte central, flanqueados por santos bohemios. La decoración incluye también esculturas de ángeles y alegorías de las virtudes. Una especie de puente cubierto conecta la torre con la vecina Casa Municipal.

La Torre de la Pólvora fue durante siglos el punto de inicio del Camino Real, recorrido que seguían los reyes bohemios en la ceremonia de coronación que, atravesando la Ciudad Vieja, el Puente de Carlos y Malá Strana, culminaba en el Castillo de Praga.

Subiendo los 186 escalones de su escalera en espiral (sin adaptaciones ni ascensores, que yo sepa) se accede a la galería, situada a 44 metros de altura, desde la cual hay buenas vistas de la ciudad. La Torre de la Pólvora es utilizada como sala de exposiciones relacionadas con la historia de la ciudad en general y de la torre en particular. Yo no subí y no guardo ni mal recuerdo ni he necesitado apoyo psicológico “post-torre”, ni nada de eso, me lo pasé en grande cruzando una y otra vez por de bajo de los simpáticos arcos que conforman la torre.

Si desde aquí giramos la cabeza o extendemos los brazos, estaremos en………., ¡Eso es! en
LA CASA MUNICIPAL (OBECNÍ DUM). Accesibilidad: muy buena(un escaloncete a la entrada y luego grandes espacios, ascensor…)
El prosaico nombre de Casa Municipal no expresa en forma alguna el carácter de este extraordinario edificio Art nouveau de principios del siglo XX, en elque todos los artistas de la época parecen haber dejado su huella.
Resplandeciente como una joya gigante y restaurada en 1997, desde antaño ha sido y es uno de los símbolos de la ciudad. La intención de los concejales en los primeros años del siglo XX fue la de añadir un elemento aún más poderoso al paisaje urbano que celebrase la gloria de la nación checa y el lugar que en ella ocupaba en Praga. Se eligió el emplazamiento del antíguo palacio real (Corte Real) y no se reparó en gastos a la hora de erigir una estructura gigantesca en la que pudiese expandirse la pujante vida de la ciudad.

Esta Corte Real fue la sede de los reyes checos desde el siglo XIV hasta finales del XV, con Ladislao (si, acaba como Bilbao, no es un error) de Jagellon. Una de las placas que hoy día vemos en su fachada nos hace recordar que en la misma vivió y se desempeñó desde 1454, Jorge de Podebrady, primer y único rey husita checo.
En la Corte Real se celebraban las reuniones de la Dieta y fue precisamente de ella de donde en el siglo XV partiera el llamamiento a todos los soberanos de la Europa de entonces para arreglar y coordinar las relaciones internacionales, mensaje que hoy día es considerado como el primer paso en la consecución de la idea que posteriormente se realizaría como Organización de las Naciones Unidas (ahí queda eso).
En el frontispicio de la Casa Municipal capitaliana destaca el mosaico titulado Homenaje a Praga, obra de Karel Spillar. Para la decoración escultórica fueron invitados los mejores escultores checos de principios de siglo, Ladislav Saloun y Josef Maratka.
El acceso al interior se realiza superando un ligero escalóncete, una vez en el interior no tendremos mayores problemas. A la izquierda se encuentan las taquillas (en la foto superior) y justito después el artístico y trabajado ascensor que nos llevará a las diferentes salas y plantas donde, además de escuchar el sonido de los ángeles (estoy convencido que, si existen, tocarán así) podremos recorrer una exposición permanente sobre la historia de la Casa Municipal y llevarnos algún bonito recuerdo (pagandooooooo) o tomarnos una rica y fresca cervecita en la cafetería de esta sala o en la taberna (un poco más abajo hablamos de ella)

Todo, incluso los ascensores (sobre estas líneas), está recubierto de decoración en estucos, metal, cristal, mosaico, murales y telas.

Dos instantáneas de la Sala Smetana de 1.149 asientos que albergaría a la Orquesta Sinfónica de Praga y que es un templo a la musa de la música bohemia.
Por 35 euretes cada uno tuvimos dos horas de concierto que os puedo asegurar fue una orgía para los sentidos, un derroche de sensaciones que se expandían por todos los poros de la piel en momentos erizada y con las emociones y sentimientos a flor de piel.
Por supuesto la imponente sala llena y a tenor de los acentos, mayoritariamente por checos.
RESTAURANTE PILSNER (Taberna checa en el interior de la Casa Municipal)
El restaurante Pilsner se encuentra en el piso bajo de la Casa Municipal y es uno de los pubs más bonitos de Europa Central ya que destaca su decoración con mosaicos de cerámica de J. Obrovský. Ofrece típicos platos checos como el cerdo asado con col y “dumplings” (masa esponjosa de pan) o rosbif con crema de nata, todo acompañado de la excelente cerveza Pilsner.
Es un deleite para los sentidos cenar en este establecimiento y un lujo al alcance de muchos ya que una ensalada bien nutrida compartida y un segundo para cada uno a base de cerdo, col y dumplings, con un rico postre de chocolate y varias cervecitas Pilsner, por supuesto, te puede salir por unos 15 euros por persona, Ah! el cafecito y un licorcito muy rico es cortesía de la casa (no se si seguirán con esa costumbre).
Se accede por el mismo ascensor que vimos antes y el ambiente es muy majo, y un lugar muy frecuentado por los checos y poco por los turistas que se van al de al lado que por ser cocina gala te “crujen” (recomendación del erasmus checo que ya nos recomendó otras cosas).
La planta baja del edificio, donde se encuentra la Taberna Checa, ostenta preciosos y valiosos frescos de Mikolás Ales y cuadros de Jakub Obrovsky, Jaroslav Panuska, Václav Jans y Roman Havelka.

Desde la Casa Municipal nos vamos por la Avenida Na Prikopé en dirección plaza de Wenceslao y por cualquier calle del lado derecho, nos llevará en dirección de la Plaza de la Ciudad Vieja que es donde vamos. Desde aquí se accede en pocos minutos a través de las calles Maiselova o Parizská a…..
JOSEFOV (El barrio judío de Praga)Accesibilidad: en el exterior buena, en sinagogas y cementerio…. siendo generosos mala o muy mala

Estamos en la parte norte de la ciudad, continuamos en la denominada Ciudad Vieja. Antigua como la ciudad, la comunidad judía comenzó a sufrir a partir del siglo XI los primeros “progroms” (persecuciones). Se instalaron en los alrededores de la plaza de la Ciudad Vieja , y con el comienzo de la segregación, las persecuciones y las matanzas apareció el gueto, el muro y el barrio aislado y protegido del exterior. El odio hacia la comunidad desembocó en los terribles sucesos de 1389, cuando 3.000 judíos fueron asesinados. Hasta el S.XVIII no se abrió el gueto. La ciudad judía se integró en el resto de la ciudad en 1861, convirtiéndose en el quinto barrio de Praga. Tomó el nombre de Josefov, en homenaje a José II, que reformó las leyes más duras.
A finales del S.XIX llegó la reforma del barrio, que vio como empezaban a poblarlo numerosos edificios modernistas. La II Guerra Mundial traería el último gueto: los judíos tuvieron que volver a alojarse obligatoriamente en Josefov y a tener su carnet de identidad ‘marcado’. 40.000 de ellos tuvieron que viajar hacia el campo de Terezín , del que no volverían. El comunismo no igualó la vida de los judíos a la del resto de los ciudadanos, y hasta 1989 no vieron recobrados sus derechos.
Comenzamos la visita al Barrio Judío por la Sinagoga Española, construida en 1868. Su nombre se debe a su estilo morisco (bajo estas líneas) y fue diseñada por Ignátz Ullman.
Junto a la Sinagoga Española se encuentra una estatua de Franz Kafka, dicen que la imagen, realizada por el escultor Jaroslav Rona, representa a una pequeña figura de Kafka sobre los hombros de un hombre sin cabeza ( bueno… hasta ahí lo vemos todos, je je) y fue inspirada en uno de los pasajes de su primer cuento “Descripción de una lucha”, donde plantea la angustia del hombre frente al absurdo que le rodea (eso sí, que ya no se ve a simple vista).
Calle tras calle se levantan edificios en estilos neorrenacentista, neobarroco y art-noveau, con admirables decoraciones en sus fachadas: son edificios de varias plantas de apartamentos con oficinas y comercios en sus plantas bajas.
La entrada a la zona de las sinagogas forma, junto con el viejo ayuntamiento judió una “L” en cuyo centro se encuentra el viejo cementerio judío (hablamos de él algo más abajo).
LA VISITA: Para entrar al interior de los edificios, las seis sinagogas (Española, Maisel, Pinkas, Klausova y Viejo-Nueva), el ayuntamiento viejo y el cementerio, hay que pagar, os recomiendo que saqueis la entrada global que cuesta algo menos de 20 euros por persona, Los billetes para todos los sitios pueden adquirirse en todas las taquillas del Museo Judío de Praga y en la tienda frente a la entrada de la sinagoga Vieja-Nueva.
Nosotros únicamente entramos al cementerio porque no estaba yo para subir y vajar unas cuantas escaleritas que hay en las sinagogas, peeeeeeeeero reconozco que no está mal entrar y conocer un poco mejor la historia y costumbres de este pueblo, tan castigado a lo largo de la historia (lo dejo ahí…)

ANTIGUO CEMENTERIO JUDIO (Stary zidowsky hrbitov)

Accesibilidad:mala, nos desenvolvemos por senderos naturales y piedras, peeero, se puede hacer con ayuda.

Igual que la luz del sol es una sombra moteada al filtrarse por los árboles, las voces de los visitantes se convierten en un susurro mientras contemplan las miles de lápidas de este antiguo e inmenso cementerio.
Con el transcurso de los siglos, el aumento de la población hizo insoportable la vida en el gueto limitado por sus murallas.
Cuando el emperador José II concedió la emancipación parcial a los judíos, eran 12.000 los que se apiñaban en él en condiciones casi infrahumanas, cada vez más sórdidas. Durante el siglo XIX muchos se mudaron a barrios más saludables en las afueras. Alrededor de la década de 1900, los concejales decidieron mejorar el distrito, actualmente llamado Josefov (Ciudad de José) en honor del emperador. El barrio fue en su mayoría demolido para construir grandes avenidas y calles, aunque se salvaron el Ayuntamiento judío (de estilo rococó) y un puñado de sinagogas alrededor del cementerio.

Sobrevivieron a la ocupación alemana porque Adolf Hitler esperaba preservar lo que quedaba del gueto como museo de una raza desaparecida.
Los objetos de valor robados a las comunidades judías de Bohemia y Moravia se trajeron a Praga, donde se encuentran expuestas en las sinagogas administradas por el Museo Judío de Praga
El Antiguo Cementerio Judío evoca siglos de vida judía en Praga. Ante la incapacidad de ampliar su superficie, las autoridades se vieron forzados a sepultar a los muertos uno encima de otros, hasta llegar a apilar doce. El número total de los que yacen aquí puede alcanzar los 80.000. Los visitantes dejan notas con deseos debajo de las lápidas más importantes (como la del rabino Löw). En las lápidas se puede leer el nombre, profesión y origen del difunto. Dejó de utilizarse este cementerio como tal a finales del siglo XVIII.
El barrio Judío se encuentra en una de las “S” que hace el río Moldava, así que caminando unos pocos metros salimos al largo paseo que conforma el río, con sus puentes, anchísimas plazas por las que corren coches, bús y tranvías….
Y quedarnos contemplando la impresionante imagen de El Castillo de Praga en el que destacan de forma sobresaliente las torres de la Catedral de San Vito (que describiremos algo más tarde), así como el Hradcany o colina de los castillos o ciudadela, como también se le conoce. Al pie del Castillo, en Mala Strana, el Palacio Wallenstein que fue el primer gran palacio construido en la era del barroco en la ciudad. Rodeado por hermosos jardines, ocupa una amplia área en el norte de Mala Strana. La intención de su propietario, Albrecht von Wallenstein era la construcción de un palacio tan magnífico que le hiciera sombra al mismísimo Castillo de Praga. Wallenstein era integrante de la nobleza y alto comandante militar, de destacada actuación durante la Guerra de los Treinta Años.
El palacio siguió perteneciendo a la familia hasta la llegada del comunismo en 1945, cuando pasó a pertenecer al estado. Actualmente es la sede del Senado de la República Checa.

Paseando desde el Barrio Judío llegaremos al puente de Cechuv uno de los muchos puentes sobre el río Moldava que cuenta con unas estatuas de hierro forjado.

LA MARGEN IZQUIERDA DEL RIO MOLDAVA:Accesibilidad (cuestas y pendientes, la mejor opción, taxi).

Podemos subir, y subir muuuuucho muuuuuuuchoooo, en el tanvía 22 o 23. Para los más animados pueden tomar el metro o tranvía hasta la Plaza de Mala Strana y de allí subir caminando por la calle Nerudova; o bien bajarse en el metro de Malostranská y subir por las escaleras del castillo o Staré Zámecké Schody, o en taxi, que fue nuestra opción pués hacerlo caminando o trotando a lomos de Scooty II no era muy viable debido a que sus pequeñas baterías, su corazoncito eléctrico hubiera entrado en un coma profundo en el inicio de las pronunciadas calles y, lo que es peor su jinete (el que escribe) hubiera acabado con un sonoro cabreo, cuestión ésta que, con lo silenciosos que son los checos no les hubiera hecho demasiada gracia. Bien, que me pierdo…. el taxi, desde el Hotel Juno al castillo nos costó la friolera de….. 11 euretes (precio cerrado previamente con el hotel), nos hizo un tour extra por las calles de Mala Strana (luego hablamos de este aristocrático barrio) hasta dejarnos en la amplia plaza en la que se encuentra una de las entradas al Castillo. Aunque antes aprovechamos para ver los exteriores.
LORETA: Accesibilidad: muy buena, una vez arriba es todo llano aunque con adoquines en el suelo.
No se escatimaron estratagemas a la hora de devolver a los díscolos checoslovacos al redil católico después de que se pusiera fin a su largo flirteo con el protestantismo en la batalla de la Montaña Blanca de 1620. La austeridad protestante, con su antipatía hacia las imágenes, fue reemplazada por la idolatría del culto a la Virgen María. llena de sensualidad y simbolismo. De todos los vuelos de fantasía arquitectónica que la Contrarreforma Católica perpetró en Praga, El Loreto es el más raro y más bonito a la vez. Su iglesia y patio son un teatro de cultos, milagros y misterios destinados a impresionar a los indeciso y excépticos.
Los que se introduzcan en el interior de esta iglesia (nosotros no entramos) se encontrarán una mujer barbuda, esqueletos cuyos huesos castañean al son del repicar de campanas, pechos cercenados en exposicion y una casa volante, si alguien piensa que es la casa de los horrores noooooooooooo (¿que no?) es la decoración de LORETA(pinchad el enlace) (Loretánska Kaple) en la colina Hradcany.
EL BARRIO DEL CASTILLO (colina Hradcany). Accesibilidad: continuamos en lo alto de la colina, una gran llanura nos acompañará en el paseo, eso sí con adoquines.
Hradčany, el barrio del Castillo, nació como una villa súbdita administrada por el burgrave (conde) del Castillo. Durante el reinado de Carlos IV se extendió absorbiendo el barrio de Pohořelec. En al año 1598 la elevó Rodolfo II al rango de villa real y en 1748, dentro de las reformas del emperador José, se unió con las demás ciudades de Praga.

Grandes espacios, calles amplias, calles porticadas, así es el barrio del Castillo donde podremos recorrer desde Loreto a …

STRAHOVSKY KLASTER (Monasterio de Strahov) Accesibilidad: buena, salvando algún escalón para entrar.
El monasterio de Strahov fue fundado a principios del siglo XII por Vladislao II y entregado a la orden de los hermanos premostratenses. Debajo de su actual aspecto en estilo barroco de la segunda mitad del siglo XVII se esconde uno de los complejos románicos más antiguos de Europa.

 

El monumento emblemático del monasterio es la iglesia abacial de la Asunción de la Virgen (foto sobre estas líneas), originalmente una basílica románica, reformada en estilo gótico y después renacentista y dotada de su aspecto barroco actual entre los años 1743 y 1752 por A. Lurago. En la iglesia están custodiadas las reliquias del fundador de la Orden, San Norberto.
En el monasterio se conserva una biblioteca de extraordinario valor con muchos manuscritos iluminados de la Edad Media, mapas, globos y grabados.Para los que quieran entretenerse dejo el enlace al monasterio (está en inglés) .
Pinchar aquí-
En menos de un kilómetro de marcha se descubren imponentes palacios centenarios y casas pintorescas muy bien conservadas.

Las torres de la Catedral de San Vito son omnipresentes desde cualquier parte de este Barrio.

La calle Loretánská. Al fondo, la Catedral de San Vito y a la izquierda la fachada sur del Palacio Toscano, de comienzos de 1685.

Encontramos calles que descienden con brusquedad hacia el barrio deMala Strana, del que hablaremos más tarde (bajo estas líneas).

Porque ahora nos toca adentrarnos en los más grande y majestuoso de Praga….

EL CASTILLO DE PRAGA (Prazky hrad) Accesibilidad: muy buena, salvando algún pequeño peldaño).

A la izquierda del cauce del río que divide en dos la ciudad se halla un gran recinto que simboliza el poder de la ciudad, con visos de solidez y eternidad.
Su base es medieval. Aquí surgió en el siglo IX un fortín y una iglesia, en torno al cual fueron ampliándose dependencias: casas sencillas o palaciegas, patios, palacios y edificaciones religiosas.
Hoy, en el Castillo de Praga se pueden ver, principalmente, dentro de un recinto defensivo: La catedral, el palacio real, la basílica de San Jorge, el palacio Lobkowizk, y algunas otras zona cargadas de atractivo, como el Callejón de Oro, de sencillas casitas artesanales.
Desde el medioevo hasta la época de los Habsburgo, aquí residieron los mandatarios del estado. Aquí, en palacios tardobarrocos, sigue estando el despacho presidencial checo.
Se encuentra en Hradcanske Namestí, la gran plaza que antes del incendio de 1541 se encontraba ocupada por viviendas pobres.Tras el incendio la nobleza se levanto palacios de bella estampa. En la plaza se encuentra la estatua del primer presidente de Checoslovaquia, Tomas Garrigue Masaryk.
Desde la grandísima plaza adoquinada podemos contemplar orquestas que inundan con su música el ambiente del castillo.
Asomándonos por sus pequeños muros y antes de entrar al recinto tendremos una magnífica y privilegiada panorámica de Mala Strana.
Atravesamos la puerta de hierro forjado, resguardada por soldados y por la Batalla de Titanes, no es el original de Ignaz Platzer de 1770, sino una copia. Una vez dentro, llegamos al Primer Patio, První nádvorí, último añadido al castillo.Encargado por la Emperatriz Habsburgo María Teresa y diseñado por el arquitecto de la Corte Nicolò Pacassi a mediados del siglo XVIII.
Si,sii, es ella, es Eva, pocos pueden resistirse a la tentación de posar con el hierático guardia del Castillo (yo posé en 1990 y no tenían caseta, estaban sobre una tabla de unos 20 cms para aislarles en invierno del frío del suelo)
El Segundo Patio fue la principal víctima de los intentos que realizó Pacassi para dotar de clasicismo a la fortaleza. Tenemos una espectacular vista de las agujas de la Catedral de San Vito.
Un breve paseo nos muestra la Capilla de la Santa Cruz (1763) , santuario del emperador Fernando, tras su abdicación; y la Fuente de Kohl (construida por Hieronymus Kohl) que es una de las más antiguas de la ciudad proporcionaba la principal provisión de agua al castillo.
Desde la capilla y al otro lado se encuentran los establos imperiales y la galería de pintura del castillo. Si optamos pr ello accederemos a los jardines reales aunque recomiendo continuar la visita y dejarlo para más tarde. (fotos sobre estas líneas)
Al Tercer Patio accedemos por un pasaje sobre el que se encuentran los despachos presidenciales del Nuevo Palacio Real, (la fotos superior muestra la catedral tal y como se ve al salir del mencionado pasaje (molona, ¿ehh?).
A la derecha de la catedral está la pequeña casa del Antiguo Preboste (encargado) que data del siglo XI y cerca hay un monolito conmemorando a las víctimas de la I Guerra Mundial y el décimo aniversario de la independencia de Checoslovaquia, y una estatua ecuestre de San Jorge. Desde este patio se accede al Antiguo Palacio Real.
Esta catedral gótica, que se encuentra entre las más bellas de Europa, tiene una historia larga y compleja, que comienza en el sigloX y se extiende hasta 1929. La rotonda de la Catedral fue sustituida por una basílica románica a finales del siglo XI. Las obras se llevaron a cabo sobre el edificio existente en 1344 por iniciativa del hombre que posteriormente se convertiría en Carlos IV. La pequeña puerta que hay en la parte de atrás de la capilla conduce a la Cámara de la Corona donde se custodian las joyas de coronación de los reyes bohemios. Permanece cerrada bajo siete llaves que guardan siete personas distintas por lo que no se abre al público.
Una curiosidad, en la Edad Media las campanas eran consideradas como un objeto sagrado, y rodeado de muchas supersticiones. Se creía que antes de que la campana fuera colgada no debían tocarla personas impuras y mujeres (a veer, suena mal pero hablamos de la Edad Media). Una campana nueva no podía ser tampoco transportada por yuntas de bueyes y por caballos. Solían arrastrarla al lugar de su destino muchachos púberes, inocentes y castos. Subiremos.
El llamado Nuevo Palacio Real del Castillo de Praga comprende la mayor parte del conjunto palaciego del complejo e incluye los despachos presidenciales y sus oficinas administrativas. Los salones más espectaculares y ricamente decorados de todo el castillo se encuentran en el primer piso del Nuevo Palacio Real y son normalmente utilizados en recepciones oficiales y durante la visita de invitados especiales.

En la fachada lateral observamos gárgolas que representan diferentes figuras e impresionantes imágenes realizadas con pan de oro (fotos superior e inferior, respectivamente).

Justo detras de la Catedral, pasando el Tercer Patio del Castillo de Praga, aparece la roja fachada de la Basílica de San Jorge y sus dos blancas torres.
La Basílica de San Jorge fue en sus orígenes la segunda iglesia del Castillo de Praga (la primera fue la rotonda de San Vito, donde hoy se encuentra laCapilla de San Wenceslao). Sin embargo, su apariencia externa no denota realmente su antigüedad; sólo visitando el interior eso se hace evidente, en las viejas paredes que fueron restauradas en estilo romanesco. El interior es sencillo aunque monumental y frecuentemente es utilizado para realizar conciertos de música clásica por su excelente acústica. Las tumbas de miembros de la dinastía premyslida, fundadora de Praga, se encuentran en la nave principal.

 

 

 

 

Se dice que la creación del convento fue una idea del príncipe Boleslav II, que a los 12 años convenció a su hermana Mlada de ir a Roma y obtener el permiso para la fundación. Mlada consiguió la autorización y se convirtió en la primera abadesa del convento, que gozaba de un gran prestigio en el país, adonde los nobles enviaban a sus niñas para que recibieran la mejor educación. Las futuras abadesas pertenecieron también a familias nobles y junto al Arzobispo de Praga podían coronar a las reinas bohemias.

 

 

 

 

 

 

 

A las 12 del mediodía se realiza el cambio de guardia, con suerte lo podremos ver ya que realizan un largo recorrido por las calles y avenidas del interior de las instalaciones.
Caminando dejando detrás la Iglesia de San Jorge, torceremos por una calleja que nos lleva a….

EL CALLEJON DE ORO (Zlata Ulicka):Accesibilidad: muy buena)
¿Qué más podríamos agregar para aumentar la atmósfera mágica de un increible castillo que ya tiene una catedral impresionante, el convento más antiguo del país, palacios con salones espectaculares y torres con leyendas fantásticas? Acaso una estrecha callejuela con coloridas casitas, tan pequeñas que parecieran habitadas por duendes… eso es precisamente el Callejón del Oro.
Esta calle existía desde la construcción de las fortificaciones del lado norte del castillo a fines del siglo XV. En 1597 el emperador Rodolfo II decidió dar ese espacio a los guardias que protegían el castillo para que construyeran sus viviendas, pero los guardias eran veinticuatro y el espacio muy reducido… en consecuencia construyeron casas muy pequeñas, donde vivían no sólo ellos, sino también sus familias. Además el emperador prohibió que se abrieran ventanas hacia los jardines del castillo y que se vendieran o rentaran las casas a otras personas.
Segun las leyendas, Rodolfo II también habría traido a vivir aquí alquimistas de la corte que trabajaban para él tratando de convertir metales en oro, lo cual podría haber dado el nombre a la calle.
Con el paso del tiempo varias casas fueron destruidas y para fines del siglo XVII sólo quedaban catorce. Los antiguos guardias ya no eran necesarios y entonces otras personas vinieron a ocupar estas viviendas: artistas, clérigos y cortesanos, ricos o pobres.
Uno de sus ocupantes más famosos fue el escritor Franz Kafka, que vivió en la casa 22 entre los años 1916-1917. Se dice que probablemente su estancia aquí le sirvió de inspiración para su obra El Castillo, que comenzó a escribir años después.
En la casa Nº 14 vivió Madame de Thebes, una vidente que fue asesinada por la Gestapo a fines de la II Guerra Mundial por haber anunciado el fin del nazismo.
Después de la guerra, las casas del Callejón del Oro fueron nacionalizadas y entre 1952 y 1955, restauradas y pintadas. Actualmente albergan tiendas de recuerdos.
Dejamos la Calle del Oro y descendiendo un poquito nos encaminaremos hacia la zona donde se

representan los trabajos gremiales de la época, con un mercadillo medieval muy bien montado.

Continuando nuestra marcha y a la derecha vemos la entrada a….
LOS JARDINES REALES, construídos por Fernando I y varias veces destruídos y reconstruídos. Aloja dos muestras del escaso arte renacentista praguense: el palacete Míčovna y el pabellón Belvedere. Éste último lo mandó construir Fernando I en 1538 para animar el ocio de su señora. Es una de las formas renacentistas más puras que se pueden ver fuera de Italia.
En ellos, crecen ginkgos, árboles que vivieron en el periodo Jurásico y Pérmico, y que son fósiles vivientes, se les conoce también con el nombre de “árbol de los cien escudos” Una curiosidad de este árbol, después de la bomba atómica de Hiroshima, fue uno de los pocos árboles que quedó en pie en las cercanías del epicentro, por lo que se lo conoce también como “Portador de esperanza”. Al final de ellos, el palacio de verano de la reina Ana y la “Fuente Cantarina”.

Desde los Jardines Reales, tenemos una panorámica de la iglesia de San Nicolás (Mala Strana),

En la lejanía destaca el Puente de Carlos IV sobre el río Moldava, y

las torres de la iglesia de Týn.

MALÁ STRANA (Barrio pequeño, ciudad pequeña)

Aprovechando la estupenda panorámica que de este barrio tenemos desde los jardines reales, nos evitamos tener que recorrerla en descenso ya que está algo complicado para deambular con scooty II, por tanto, la accesibilidad a tenor de lo que nos dicen es regular tirando a mala.
Malá Strana es lo que hay a la orilla izquierda del Moldava entre el Puente de Carlos, el Castillo y el parque de Petřín. El nombre es descriptivo, significa en checo “la parte pequeña”. Pequeña se les quedó en el siglo XV a los praguenses cuando se amplió la ciudad antigua, en la otra orilla. Construída en planos inclinados, laderas de colinas, repleta de arquitectura barroca en palacios, casas, iglesias y jardines.
El aspecto actual del barrio se consolidó entonces, cuando en premio a los servicios prestados, el Emperador permitió a la nobleza católica robar casas y tierras a los vencidos. Algunas las echaron abajo para levantar iglesias y palacios, otras fueron transformadas por legiones de arquitectos extranjeros en la maravilla barroca que admiramos hoy, tanto en la influencia francesa y vienesa, más sobria y clasicizante, como en la italiana, más sensual y dinámica, formalmente más compleja.

La Iglesia de San Nicolás de Malá Strana es una de las tres iglesias dedicadas a este santo en Praga. Situada en el centro de la Plaza del Barrio Pequeño, su imponente cúpula y su campanario sobresalen sobre los tejados y es considerada una joya del barroco, no solo en Praga sino en toda Europa.
Su historia está vinculada al proceso de re-catolización que siguió a la derrota de los protestantes husitas en la Batalla de la Montaña Blanca en 1620. Con el triunfo de los católicos y el cambio de autoridades, comenzó la era del barroco para Malá Strana y sus edificios, y el afán en atraer fieles al catolicismo se manifestó en la construcción de grandes iglesias.

En 1702, el famoso arquitecto de Bavaria Kryštof Dientzenhofer diseñó los planos para la nueva iglesia de Malá Strana, bajo el impulso de los jesuitas, en el lugar que ya ocupaba desde 1283 una pequeña iglesia parroquial dedicada a San Wenceslao. Kryštof murió sin ver concretado totalmente su proyecto. La obra fue continuada por su hijo Kilián Dientzenhofer,quien diseñó la impresionante bóveda y el domo. Pinchad aquí el enlace y aprovechad que está en español.
Nosotros para descender fuimos por un atajo que permitió que scooty II pudiera continuar con sus baterías ya, algo mermadas, fuimos a parar al mismo sitio que bajando por Malá Strana. al….
PUENTE DE CARLOS IV Accesibilidad: impresionante, buenísima, perfecta).
Une Mala Strana (ciudad pequeña) con Stare Mesto (ciudad vieja), los dos barrios históricos en las márgenes del río Moldaba.Mucho más que una joya histórica, las leyendas dicen que sus estatuas conviertan los deseos en realidad; los mitos acerca de su construcción y el halo de misterio que lo envuelven como la bruma en invierno contribuyen a acrecentar la atmósfera mágica que con justicia caracteriza a Praga.
En el lugar donde se encuentra el Puente Carlos originariamente había un puente de madera que fue destruido en el siglo XI. En 1172, el rey Wenceslao I ordenó la construcción del primer puente de piedra conectando ambas orillas del Moldava, al que dio por nombre Judith, como su esposa. En la época, sólo había otros dos puentes de piedra construidos en la Europa Central.
El puente Judith colapsó en 1342 y de las torres con que contaba se conservaron sólo dos: la torre románica del lado de Mala Strana y una segunda que fue integrada en el edificio del convento de los Caballeros de la Cruz, del lado de la Ciudad Vieja.
Recién durante el reinado de Carlos IV, emperador del Sacro Imperio Romano, un nuevo puente reemplazaría al malogrado Judith.
La tarea fue comenzada por Jan Ottl y concluida por un favorito de Carlos IV, Petr Parler (quien también trabajó en la construcción de la Capilla de San Wenceslao en la Catedral de San Vito y en la torre del puente de la Ciudad Vieja. Este nuevo puente fue concluido en 1402 y hasta 1870 fue llamado simplemente Puente de Piedra o Puente de Praga.
El Puente Carlos mide 516 metros de longitud y 10 metros de ancho, sostenido por 16 arcos. En sus extremos hay tres torres -dos del lado de Mala Strana y una en la Ciudad Vieja-, que antiguamente servían de protección y hoy son miradores turísticos.
El Puente Carlos debe su majestuosidad especialmente a las treinta estatuas y conjuntos escultóricos que lo flanquean y que fueron colocadas alrededor del año 1700. Las que se ven actualmente son copias de las originales, que se conservan en el Lapidarium para protegerlas del deterioro.
Se dice que Carlos IV participó activamente en el diseño del puente, cuidando hasta el menor detalle. Una de las cosas más curiosas parece ser la fecha y el horario en que comenzó la construcción: en el año 1357, el día 9 del mes 7 a las 5.31 am.; Carlos IV, aconsejado por los astrólogos de la corte, habría elegido ese momento preciso por cuestiones de superstición o quizás para que pudiera recordarse fácilmente como una secuencia de números impares capicúa: 1.3.5.7.9.7.5.3.1 (cifra que se encuentra grabada en la Torre de la Ciudad Vieja, sobre estas líneas). De todas formas, no hay certezas en cuanto a la fecha de inicio de la construcción y este momento “mágico” alimenta sobre todo las leyendas, que las hay por decenas en Praga.
Otra cosa inusual es la utilización de yemas de huevo en la mezcla utilizada para unir los bloques de piedra, al parecer con el fin de hacerla más fuerte. Esto que al principio sonaba a leyenda finalmente fue comprobado con exámenes de laboratorio…
No asustarse, las escaleras que aparecen posando conmigo… ejem, al revés, no son la única alternativa para salir del puente, así que todo el mundo tranquilo que hay una salida natural en línea recta.
Entre las esculturas más notables, se cuentan las de Santa Luthgarda, el Crucifijo (bajo estas líneas) y el Calvario. (Foto superior, toma general de puente y esculturas).

Dos tomas (arriba y abajo) del final del puente en la margen derecha del río Moldava. La estatua representa a Carlos IV

Continuando desde la Torre de la Ciudad Vieja hacia la Calle Karlova, llegaremos a uno de los lugares donde se representa un arte característico de Praga, hablamos de…….
EL TEATRO NEGRO (Teatro Ta Fantastika, Calle Karlova,8, Stare Mesto, Praga,1, metro Staromestska)Accesibilidad: Escalón de entrada, terreno llano y nuevo escalón para acceder a los asientos.
Hay más recintos donde representan el teatro negro, pero este lo vimos al salir del Puente de Carlos (fotos superior al fondo donde se estrecha la calle) y el precio nos pareció razonable.
Precio 15 euros por persona, interpretaron varias obras, entre ellas Alicia en el país de las maravillas y dos más.
Este tipo de teatro es característico por sus efectos de luz negra, efectos sonoros y de forma narrada. Suelen ser actores que visten con trajes negros con fondo negro. Ellos realizan la obra con el movimiento de marionetas y pantomima. Suelen ser obras dramáticas aunque hay versiones de clásicos infantiles o obras de otro estilo. Praga es uno de los mejores lugares para poder disfrutar de una obra de Teatro Negro.

VIDEO PROMOCIONAL DE LA OBRA “ALICIA EN EL PAIS DE LAS MARAVILLAS”
(fotos y video están sacados de la red,pués no dejaron fotografiar).

EL GRANATE
A la hora de las irresistibles compras, Praga es un paraiso del arte, desde el cristal de Bohemia hasta las marionetas, libros de viejo o los granates.
Nos inclinamos por los granates porque en mi anterior viaje ya me traje cristal de bohemia a un precio que nada tuvo que ver con los actuales.

Los granates son conocidos para la humanidad desde las epocas remotas. Sus propiedades por primera vez han sido descritas en el siglo XIII por Albertus Magnus. En aquel entonces esta piedra se llamaba carbúnculo gracias a la semejanza de esta piedra con un pequeño pedazo de carbón ardiendo.El granate checo se distingue por el color saturado fogoso-rojo, vivacidad y brillantez, alto grado de refracción, pureza y alta resistencia a influjos mecánicos y químicos (incluyendo térmicos). Gracias a lo cual incluso en las joyas antiguas el granate checo brilla como si fuera hecho ahora mismo en el taller de joyería.
Puestos a buscar una tienda fiable que vendiesen el granate auténtico de Chequia, nos decidimos, por recomendación de la guía de El País Aguilar, por Granat, Dlouhá 28, Praga 1, es la tienda especializada en ellos. Le regalé unos pendientes a Eva, muy chulis por 45 euros (que no está nada mal).

MARIONETAS: TIENDA IVRE, JAKUBSKA,2 STARE MESTO, PRAGA.
Tienda de difícil acceso pués tiene dos escalones generosos pero el interior es un cuento de hadas, marionetas de madera de todos los tamaños, formas y colores.
Genial para aprender un poco y llevarte un bonito recuerdo.

EL FOLKLORE BOHEMIO.
Elegimos una opción que incluía cena y bailes y música checa.
Nos llevaron a una casita típica bohemia, muy cuidada cerca de la frontera checo-slovaca, el precio incluye transporte, cena con dos platos y el espectáculo (no incluye bebidas y café).
El precio 20 euros por persona.
Accesibilidad: salvo el minibus, todo a pie de calle.

Restaurante Koliba U Pastýřky(enlace)

VIDEO.FOLCLORE EN BOHEMIA. INSTRUMENTOS

VIDEO.FOLCLORE EN BOHEMIA.BAILES

EN BARCO POR EL RIO MOLDAVA.
El río Moldava cuenta con una esclusas que lo convierten en navegable por lo que se va subiendo o bajando de niveles, según el sentido de navegación.
Recomiendo la navegación nocturna para disfrutar de los edificios más emblemáticos y los puentes iluminados.
Existen varias opciones, nosotros elegimos la navegación con cena.
Precio por persona con navegación y cena incluida: 31 euros , 3 horas de duración. Menú tipo buffet.
Accesibilidad: la pasarela de acceso al barco tiene dos escalones, puede tocarte en el primer barco o recorrer varios ya que están atracados en batería (¿se dice así?). En el interior el espacio no es idóneo para la silla de ruedas, yo dejé a Scooty en cubierta y me moví con los bastones. Ah, tiene una cubierta superior desde donde hay unas vistas impresionantes.

Os dejo este vídeo que pudimos grabar. no es de muy buena calidad.. se siente.
VIDEO NAVEGACION NOCTURNA POR EL RIO MOLDAVA.SISTEMA DE ESCLUSAS

CONSEJOS:
Llegados al final solo me queda unos últimos consejos:
-No gritar, los checos son amantes del silencio, puedes entrar a cualquier establecimiento y, si se oyen voces elevadas son….. españoles o italianos.
-No os quedeis sin probar su excelente cerveza Pilsner, si en lugar de tomarla frente al reloj astronómico os vais a la callecita de detrás pagareis un 30% menos, ¿a que merece la pena?.
-Taxis, negociar previamente y si preguntais a alguien de allí cuanto cuesta más o menos un trayecto determinado, mejor.
-Praga es una ciudad para pasearla, no lo olvideis, dicho esto el metro es una maravilla, lo demás imagino que también pero no lo probé.
– Navegad por el río Moldava, es todo un deleite para los sentidos.
RECOMENDACIONES:
Recomiendo el blog de viajes de Jorge Sierra,
“EL VIAJE DE MI VIDA” (pinchad en el título). Jorge está intentando dar la vuelta al mundo con su citroen 2 caballos “naranjito”, recientemente lo han retenido en Turquía y al final continúa su camino. Se conecta al blog desde donde puede y nos va contando sus aventuras.
En general, todos los blogueros y blogueras merecen ser visitados aunque solo sea por el esfuerzo y calidad de los trabajos que realizan.
AGRADECIMIENTOS: Si me permitis quiero agradecer a los de seguridad del Aeropuerto de Praga su empeño en que aprendiese electrónica aplicada, haciendo que destripara al pobre Scooty para intentar demostrarles que la batería no llevaba cables externos sino unos bornes que al contacto dejaban pasar la corriente, peeeeeeeeeeero, al quitar la llave de contacto no circulaba.
He de decir que lo que debieran aprender éstos y tantos y tantos con los que nos encontramos en la vida es un POQUITO DE SENSIBILIDAD Y SENTIDO COMUN, pero claro si esto fuera así, yo no me divertiría tanto.
Os pido disculpas por la extensión del post y os agradezco que llegueis hasta aquí.
Gracias a tod@s por leerme.
———————————————-
Nota: algunas fotografías no han sido realizadas por nosotros y se han utilizado para expresar mejor lo que hemos visto y no pudimos retratar o no lo permitían.
Fuentes consultadas: Enciclopedias especializadas de la biblioteca de la Universidad de Zaragoza.
Fuentes consultadas en la red:
www.guiarte.com
www.archiv.radio.cz
www.disfrutapraga.com
http://www.pragia.cz/spanish-version/prague/restaurantes/cocina-checa/
www.viajeros.com
www.prague-navigator.com
www.mundocity.com
www.guiadepraga.cz/
www.travellersbook.net

OTROS BLOG EN LOS QUE SE HABLA DE PRAGA:

EL VIAJERO PERMANENTE
EL VIAJERO IMPRESIONISTA
MIS VIAJES POR AHI
VIAJES Y EXPERIENCIAS
ARTISTA CHECO RECOMENDADO POR GUS PLANET
PRAGA AL ATARDECER (GUS PLANET)
PRAGA DE NOCHE (GUS PLANET)
PRAGA LA VELLA (GUS PLANET)

6 Comments

Escribir un comentario

Tu mail no será publicado.

¿Te gustaría conocer mejor nuestro trabajo? SOLICITA UNA REUNIÓN