Por aire, Uvita en toda su expresión. Episodio duodécimo

Posted by | Costa Rica, Viajes Internacionales | 60 Comments

Uvita encierra tanta biodiversidad en sus aguas, con las ballenas, tortugas, tiburones…, en sus tierras, con la abundante vegetación del bosque montañoso tropical húmedo y en el aire, con las numerosas especies de aves, que decidimos realizar un vuelo en ultraligero para terminar de comprender esta pequeña pero densa zona de este bello país. Lamento la calidad de las fotografías y de los vídeos que, aunque extremadamente mejorables, si prescindis de los detalles, seguro os van a trasladar y transmitir mis vivencias y sensaciones.

ACTIVIDAD: Sobrevolar en ultraligero Punta Uvita, el parque Marino Ballena y adentrarnos en los alrededores del parque de Corcovado hasta la desembocadura del río Terralba. / Duración: 1 hora / Precio: 210 dólares

EL ULTRALIGERO: Costa Rica ha sido para mí el país de "la primera vez" en la mayoría de experiencias y vivencias que he tenido el privilegio de disfrutar. Era mi primer vuelo en ultraligero, un aparato pequeñito, en este caso con más parecido a una pequeña avioneta que a un ultraligero, como los que estamos acostumbrados a ver, es decir un ala delta pegada a un motor. Gracias a mi amiga Tatiana Mera de la agencia www.costaricateenamora.com, contactamos con la empresa Ultralight Tur S.A. (con la que podeis entrar en contacto a través de la web que os he dejado de Tatiana Mera. Esta empresa se encuentra en Uvita, por lo que, desde el Hotel tan solo recorrimos unos pocos kilómetros y accedimos sin problemas pués se encuentra en la misma carretera de Uvita.

Los nervios y la espectación brotaban por todos mis poros, conforme nos acercábamos con el 4×4 la adrenalina iba haciendo de las suyas. Jorge, el dueño de la empresa, un tipo genial de origen alemán que dejo todo por empezar una nueva vida aquí, nos recibió con la alegría, amabilidad y buen hacer al que ya estamos acostumbrados en Costa Rica.

PREVIOS Y MANIOBRA DE DESPEGUE

ACCESIBILIDAD: La entrada al pequeño aérodromo y sede de Ultralight Tour S.A. es llana, por lo que con algo de ayudita no tenemos mayor inconveniente. El acceso al ultraligero lo hacemos transfiriéndonos desde la silla al interior (parte trasera, que no pilotamos nosotros), si no tenemos la movilidad suficiente, nos podrán ayudar desde ambos lados del ultraligero hasta acomodarnos. Una vez dentro, la propia estrechez del compartimiento y los cinturones de seguridad nos mantienen bien sujetos, sin riesgo alguno añadido por nuestra capacidad diferente. Unas nociones mínimas de seguridad por parte de Jorge, y la "petición" de no tocar botoncitos ni mandos (debió de verme traviesín, je je) dió paso al inicio de esta aventura que os recomiendo a tod@s que realiceis. Allá vamooooooooooooooooooooooooossssssssss

PUNTA UVITA DESDE EL AIRE
Enseguida nos elevamos sobre la jungla costera y empezamos a apreciar lo que hasta ahora permanecía oculto. Recordais que habíamos visto la silueta de la cola de ballena desde tierra y desde el mar, ahora la vemos desde el aire cubierta por la marea.
Observamos la cruz que forma la cola de la ballena, dejando a nuestra izquierda playa Bahía Uvita, y a nuestra derecha playa Hermosa. El vuelo es estable, parece mentira que algo tan pequeñito de semejante sensación de seguridad, las manos de Jorge, mi piloto y guía, y también amigo, hace milagros sobre los cielos, las tierras y las aguas del parque Marino Ballena. Esta formación en forma de cola de ballena, según me cuenta Jorge, es única en todo el mundo, lo que la hace todavía más bella, más impresionante, y a mí me embarga la emoción porque en estos momentos me siento un privilegiado por poder estar aquí y ser testigo de tanta belleza. Estamos ya a unos 700 metros de altura, llegaremos a alcanzar los 1.500 en el proceso del vuelo..

 

 

 

 


 

 

 


 

 

 

DESEMBOCADURA DEL RIO TERRALBA: Llegamos y sobrevolamos hasta las cercanías del Parque Nacional Corcovado, sobre el río Terralba, el más largo de Costa Rica, con sus cinco bocas al mar: boca Coronado, boca Brava, boca Chica, boca Zacate y boca Guarumal. Parece un mini Tortuguero (podeis recordar Tortuguero pinchando aquí.)

 

 

 

 

BALLENAS DESDE EL AIRE: Las ballenas jorobadas, vistas desde tierra (en isla del Caño, ¿recordais?, y sino podeis ver el vídeo pinchando aquí) , desde el mar (podeis pinchar aquí), adquieren ahora otra dimensión al contemplarlas desde el aire. Ser testigo mudo, solo roto por el ruido del rotor del ultraligero, de esta maravilla natural, ajenos a lo que ocurre unos metros más arriba estos ejemplares pasean y se deslizan elegantes y seguros por unas aguas amigas, donde el respeto por la naturaleza, al menos de momento, parece que está asegurado.

LA COSTA DE UVITA HASTA EL RÍO TERRALBA: Sobrevolamos sin alejarnos de la costa hasta Sierpes, donde el río Terralba vierte sus aguas al Pacífico. Me cuenta Jorge, que solo existen dos o tres lugares más en todo el planeta donde la jungla llega hasta el mar, uno de esos lugares es Uvita.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LOS ARRECIFES DE CORAL

 
 
Bajamos unos metros para disfrutar a través de las claras y azules aguas del Pacífico, de los arrecifes de coral existentes junto a pequeños islotes que se extienden por todo el Parque Marino Ballena.

 

 

SOBREVOLANDO LA JUNGLA: Volamos por el interior de la jungla, sobre los árboles, Jorge me avisa que tendremos turbulencias. Los músculos que me funcionan se tensan, mi mente se pone en alerta… el suspense no se hace esperar, sobrevolar la jungla, con diferentes densidades y alturas de los árboles, es como hacerlo sobre las burbujas de una olla hirviendo donde las ondas de aire con diferentes intensidades, mueven el pequeño ultraligero como si de una hojita de papel se tratara. Mi inquietud se transforma en diversión porque me queda claro que Jorge sabe lo que hace, por lo que debo limitarme a disfrutar y a nutrirme de experiencias y vivencias que hasta ahora no había conocido.

 


 

 

 

LA VUELTA, DIBUJANDO EL LITORAL: La vuelta la dedico a disfrutar lo que antes estuve viendo a través de la cámara de vídeo, pués las fotografías son obra de Eva que, con una mano, se las arregló para dejarnos estas instantáneas que suplen su baja calidad (por las circunstancias) fotográfica, con su enorme testimonio para el recordatorio y para que nos podamos trasladar de nuevo hasta este paraíso.

 

 

 

 

 

VUELO RASANTE SOBRE LAS OLAS: Jorge me dice "¿nos divertimos un ratito?", a lo que le contesto, ¡adelante, a eso hemos venido!. Con sus expertas manos, lleva el ultraligero a escasos metros del océano, lo hace a pocos metros de tierra, por lo que el oleaje nos muestra y nos deja sentir su fuerza, su vitalidad, en ese momento solo se nos ocurre a los dos, extender nuestros brazos como si de nuevas alas se tratara y sentir, convertirse en aire, convertirse en UNO con la naturaleza (comprendereis que no tengamos vídeo de esto, no somos pulpos, jajaja), unos minutos inolvidables donde alguna gota del picado Pacífico llega a acariciar nuestra cara como un bálsamo de energía que recarga unas pilas que todavía están para dar guerra y disfrutar de lo que nuestro planeta nos ofrece a cambio de cuidarlo y tratarlo con mimo.

El vuelo bajo de gaviota, termina con un picado en el que en pocos segundos ascendemos a unos 700 metros, en ese momento nos alejamos de la atracción de las aguas y vamos camino del cielo, de tocar en lo más alto, en la cima, yo ya lo he hecho y jamás lo olvidaré.

 

EL ATERRIZAJE Con la misma suavidad y firmeza que despegamos aterrizamos. En mi mente queda la experiencia que jamás había tenido y que quiero volver a tener, ssentirme libre volando, dejando que cuerpo y mente se escapen, con libertad, sin travas, sin limitaciones, porque, no lo olvideis, por tierra, por mar o por aire, Las Limitaciones son Demonios que se Pueden Vencer.

RECOMENDACIONES
No os podeis perder:
-Un paseo por las playas de Uvita, si llevamos silla de ruedas, con ayudita nos deslizaremos sin ningún problema.
– Un baño a ambos lados de la cola de ballena, en playa Bahía Uvita y en playa Hermosa.
– Obsevación de ballenas desde un barquito, ¡ah! y por un poquito más de dinerito, que os acerquen a isla Del Caño.
– Pernoctar en el hotel Finca Bavaria y tomaros una de sus cervecitas al atardecer con el Pacífico de fondo, escuchando los monos aulladores y los tucanes.
– Las vistas desde la Soda "Talangana" de la jungla y el Pacífico son espectaculares, si le unís un cafecito "tico" con mucho hielo, tocareis la gloria.
– El vuelo en ultraligero, donde disfrutareis de todo el espectáculo que nos brinda esta zona del Pacífico, viendo ballenas, pelícanos, la impresionante desembocadura del río Terralba y sentireis la fuerza del mar y de las olas.
– ¡Ah! se me olvidaba, si a estas alturas del viaje, necesitais lavar ropa, en Uvita, lo hacen por unos 3 dólares, y no hace falta planchar luego la ropita.

AGRADECIMIENTOS:
– A Iván, como siempre, atento a cualquier cosa que necesitase, se encargó de tirar de la silla, y ayudarme a subir y bajar del ultraligero, además que, me ha cedido imágenes para este y otros post de Costa Rica, vuelvo a decir que sin su ayuda hubiera sido más difícil para mí realizar esta aventura.

– Al matrimonio Germano-Canadiense del hotel Finca Bavaria por el trato que realizamos, por lo que aprendimos con ellos, y por comprendernos tan bien con nuestro justito inglés.

– Al capitán y guía del tour hasta isla Del Caño, por su ayuda, su colaboración y su simpatía.

– Al músico que iba con su familia en el barco y que se convirtió en mis piernas para salir y entrar del barco. Gracias por enseñarme tanto en tan poco tiempo y contagiarme con tu alegría y tus ganas de vivir.

– Gracias a Tatiana, mi amiga, por hacernos todo tan fácil y por ocupar su apretado tiempo con nosotros.

– Gracias a Jorge, por pilotar de forma tan genial, por ser un guía de excepción, por hacerme descargar adrenalina, pero sobretodo, por lo que me enseñó, por lo que no escribo aquí y se queda solo para mí.

– Gracias también a las ballenas, a los delfines, a las tortugas.. por haber elegido estar allí y dejar que disfrutara con ellos, habiendo podido elegir cualquier otro punto del infinito océano.

– Por supuesto, gracias a Tod@s, por leerme.

¿Te gustaría conocer mejor nuestro trabajo? SOLICITA UNA REUNIÓN